Verónika decide morir

IMG_20140927_232000

Verónika es una joven de 24 años de edad completamente normal, nacida en Eslovenia. Vive el día a día, tiene un buen trabajo, pretendientes, tiene una salud estable en fin, nada le hace falta. Pero ella en cambio cree que por tenerlo todo ya no necesita estar más en este lugar, ya que  siente que no es feliz. Verónika decide una mañana cualquiera que debe acabar con su vida, cree que lo ha vivido todo y que nada en podría hacerla cambiar de opinión. Pero en el momento que ella intenta suicidarse, alguien llega en ese preciso momento a detenerla.
A los días siguientes Verónika despierta en una lugar extraño, que es el manicomio Villete, un hospital mental. La joven se da cuenta de que no ha muerto y en ese mismo instante piensa como puede “volver a suicidarse”.
Al transcurrir los días Verónika comienza hacer amigas, unas enfermas, Zedka y Mari, ellas cuentan sus historias de cómo llegaron a Villete.
Verónika en su habitación encuentra un piano, que le hace recordar a su niñez. La joven lo toca todas las noches para un esquizofrénico que se encuentra ahí también, llamado Eduardo, él hace que Verónika comience a sentir raros sentimientos hacia él. Aunque el joven no le hablara ella sentía que si Eduardo le prestara más atención podría arriesgarse a intentarlo.
El doctor de la joven le cuenta que su corazón no está en buen estado, ya que cuando Verónika se quiso suicidar su corazón estaba a punto de detenerse por la sobredosis. Ella sigue pensando en la manera de suicidarse antes de que la muerte la encuentre a ella primero. Cada día que pasa se siente más decaída y comienza a vivir el día como si fuera el último.
Cuando Verónika comienza a sentir que los días que le quedan son pocos, le pide a Igor su doctor que la deje salir del manicomio, para poder hacer lo que nunca hizo en su vida. Verónika en toda su vida nunca tuvo una pareja que la hiciera volver “loca” de amor, pero tampoco creía que a estas alturas pudiera encontrar a ese alguien que la hiciera sentir cosas que nunca pensó.
El día en que Verónika le dieron permiso para salir, vio algo que  nunca creía que podría ver antes de su muerte, era que Eduardo comenzara hablar, quedo muy asombrada y aún más que él pudiera decir su nombre.
Eduardo le pide a Verónika que se escapen de ese lugar, que nadie se daría cuenta de su ausencia y que viva el último día que le queda con él.


Foto Frontal del libro, Verónika decide morir, Claudia Suárez, 3 de Agosto del 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s