Botella al mar

Y tú quieres oír, tú quieres entender.
Y yo te digo: olvida lo que oyes, lees o escribes.
Lo que escribo no es para ti, ni para mí, ni para los iniciados.
Es para la niña que nadie saca a bailar,
es para los hermanos que afrontan la borrachera
y a quienes desdeñan los que se creen santos, profetas o poderosos.


Botella al mar , Jorge Teillier, http://www.poemas-del-alma.com/jorge-teillier-botella-al-mar.htm#ixzz3Dp4vHPgG, 19 de Septiembre del 2014

Se partió en tres

No me muero de pena, me muero de ti

estoy en un frasco de jarabe
con los ojos irritados
con las fosas nasales infinitas,
me estoy secando como cuero con sal.

con el tiempo te fuiste poniendo buena con otros
y mala conmigo,
no te diste cuenta pero me pateaste la garganta,
a veces me sangran las narices pensando en ti,

mis juguetes dicen que ya no me quieres
me lo dicen con las orejas,
¿recuerdas que yo he estado adentro de tus orejas?

– no me hables así, no me hables de eso.

Es que se quebró como un espejo
te quebraste en mis manos,
me muero y no vas a llamar,
este amor se puso como los de las películas,
me muero porque me quiero morir, por tu culpa me quiero morir

me voy a cortar el pelo, afeitar la barba,
mejor estudio afuera;
ojalá me veas llorar
porque me daría más pena que no me vieras,
no quiero terminar en seco,
si me caigo que sea resbalando
– no me mires así
no quiero que me veas como me tiembla el mentón,
concéntrate en estos ojos de pestañas cortas:

se nos escapó como jabón
se azotó contra corazones más chicos, pero puntudos
se partió en tres
sí, en tres
se fue por el desagüe, ni con alambre nos pude salvar,
me muero porque se muere.

¿quién iba a pensar que la otra foca muerta
iba a llegar volando?

¿quién iba a pensar que lo feo
no era tan malo como lo otro?

no estaba
no estoy preparado
no es llegar y morirme
¿no vas a decir nada?
¿y quién me entiende a mí?
– mejor tomo pastillas

voy a aprender a tocar pianito
voy a ver mucha televisión,

la cara se me cae
tu guitarra no tiene sentido,
soy un martillo con patitas
– ya no voy a poder besar

estoy envenenado de amor dudoso, tu amor dudoso
que me pone triste el pelo
que me agranda y me achica
que me aprieta botones
que me da cuerda
que me desenchufa
que tiene sexo de abejitas que se ríen
y de abejitas que se lloran.

Si no vuelvo, no es de malo,
lo que pasa es que no tomé la precaución
de tirar migas por el camino,
me dediqué a espantarte las palomas
a espantarte los loros
a espantarte los perros y las perras

es que en realidad soy un payaso,
bueno que le voy a hacer…
Cuando aprendas a dibujar
dibújame a mí, llámame a mí
no lo llames a él
a e-él,
llora por mí.

Cuando aprendas a cantar
yo no te escucharé,
pero sería lindo que imaginaras que yo te escucho
¿cierto que sería lindo?
mal que mal nos queríamos mucho
a veces hasta nos amábamos,
sería lindo, pero triste
triste, pero lindo.

Me muero, mi niña, ¡me muero!
todavía con las zapatillas café
tú con tus dedos pelados
yo bailando divertido
divertido, pero triste
escuchando lo de siempre.

Ahora soy un trapo
un pañuelo con lágrimas y con mocos
un cartel rojo de se vende en una ventana chica
un auto chocado por el lado
una mancha de sangre en la carretera para la playa,
estoy lleno de palabras tuyas,
la gente me pregunta por ti,
les digo que estás bien
estudiando y trabajando
la gente me pregunta por nosotros
les digo que estás bien
estudiando y trabajando
la gente me pregunta por mí
les digo que estás bien
estudiando y trabajando.


Se partió en tres, Pablo Paredes, http://paredespablo.blogspot.com/, 13 de Septiembre 2014

Entre una y otra cosa

Entre una y otra cosa,

lo más fácil sería decirte, que no ha sido en vano.

Levantarse una y otra vez, para lo mismo,

más vale tarde que temprano,

y mirar hacia fuera, por si algo cambiase,

estar preparado para todo y para lo mismo.

Atraviesas la ciudad, todo sigue en el mismo sitio,

los atrasados de siempre, los condenados,

los ausentes, los perdidos y los atrapados,

los que sobremueren viven sin contarlo.

Te acuerdas cuando parecía que todo era posible,

los buenos estaban de tu lado,

¡que la alegría ya vino y no fue para tanto!

¿Y qué esperabas? Si es que te diste cuenta,

ya no queda nadie para contarlo.

El dilema no ha sido falso,

la gente que te rodea, no te acompaña.

Bien sabes que no hay amigos en cada esquina,

ni suficiente memoria para aguantarlo.

Inténtalo de nuevo,

la vida comienza en cada momento,

encontrando sentido sin tenerlo,

Se puede esperar algo o no esperar nada,

Solo una estúpida excusa que valga.

Piensa en algo, que ya hayas pensado,

debes estar prepararlo para decirlo,

para salir a la calle y contarlo.

Si algo nuevo ocurriere, creo que nos daríamos cuenta,

se notaría en los rostros y en las palabras.

Si algo sucediera, se sabría pronto,

se notaría en los artefactos y en las murallas.

Entre una y otra cosa,

han pasado los días y quizás los años.

¿Esto no ha sido en vano?

Más vale una respuesta ahora, que cien volando.

Mientras el tiempo nos lleva a otra parte.


Entre una y otra cosa, Patricio Ruiz, patricio-ruiz.espacioblog.com/categoria/poesia, 10 de Agosto del 2014

 

Odio y amo

Odio y amo. Por qué lo hago, preguntas acaso.
No sé. Pero siento que es hecho, y me torturo.


Odio y amo, Catulo, Libro Travesía literaria, 6 de Agosto del 2014

Desandar

Cómo sería sí en vez de andar y andar un día reversamos la marcha y nos ponemos a desandar.

Cómo sería sí volvemos por la misma ruta, siguiendo la huella que dejamos al paso, regresando por el mismo camino.

Y sí un día nos proponemos desandar las tristezas, retrotraer los dolores y derrotar el desamor.

Y sí un día nos proponemos desandar los problemas, retrotraer los fracasos y derrotar las injusticias.

Se trata de avanzar desandando, no de regresar al pasado, sino rehacerlo para modificar el futuro.

Se trata de rehacer lo realizado, ir en busca de lo perdido, hacer lo dejado de hacer.

Desandar y volver a desandar, en una acción única, distinta, recuperativa y reparadora.

Desandar horas, días y años, ganándole al tiempo, rehaciendo la vida.

Desandar una época distinta, que se construye asimismo, en una forma creativa inagotable, donde sí es posible un mundo mejor.


Desandar, Patricio Ruiz, patricio-ruiz.espacioblog.com/categoria/poesia, 30 de Julio del 2014

Frases de Paulo Coelho

“Un niño siempre puede enseñar tres cosas a un adulto: a ponerse contento sin motivo, a estar siempre ocupado con algo y a saber exigir con todas sus fuerzas aquéllo que desea.”

“En toda historia de amor siempre hay algo que nos acerca a la eternidad y a la esencia de la vida, porque las historias de amor encierran en sí todos los secretos del mundo.”

“Cuando crezcas, descubrirás que ya defendiste mentiras, te engañaste a ti mismo o sufriste por tonterías. Si eres un buen guerrero, no te culparás por ello, pero tampoco dejarás que tus errores se repitan.”

“Cuando menos lo esperamos, la vida nos coloca delante un desafío que pone a prueba nuestro coraje y nuestra voluntad de cambio.”

“Existen derrotas, pero nadie está a salvo de ellas. Por eso es mejor perder algunos combates en la lucha por nuestros sueños que ser derrotados sin siquiera saber por qué se está luchando.”

“Cuando todos los días resultan iguales es porque el hombre ha dejado de percibir las cosas buenas que surgen en su vida cada vez que el sol cruza el cielo.”

“Cuando alguien desea algo debe saber que corre riesgos y por eso la vida vale la pena.”

Los días van tan rápido

Los días van tan rápidos en la corriente oscura que toda salvación,
se me reduce apenas a respirar profundo para que el aire dure en mis pulmones
una semana más, los días van tan rápidos
al invisible océano que ya no tengo sangre donde nadar seguro
y me voy convirtiendo en un pescado más, con mis espinas.

Vuelvo a mi origen, voy hacia mi origen, no me espera
nadie allá, voy corriendo a la materna hondura
donde termina el hueso, me voy a mi semilla,
porque está escrito que esto se cumpla en las estrellas
y en el pobre gusano que soy, con mis semanas
y los meses gozosos que espero todavía.

Uno está aquí y no sabe que ya no está, dan ganas de reírse
de haber entrado en este juego delirante,
pero el espejo cruel te lo descifra un día
y palideces y haces como que no lo crees,
como que no lo escuchas, m hermano, y es tu propio sollozo allá en el fondo.

Si eres mujer te pones la máscara más bella
para engañarte, si eres varón pones más duro
el esqueleto, pero por dentro es otra cosa,
y no hay nada, no hay nadie, sino tú mismo en esto:
así es que lo mejor es ver claro el peligro.

Estemos preparados. Quedémonos desnudos
con lo que somos, pero quememos, no pudramos
lo que somos. Ardamos. Respiremos
sin miedo. Despertemos a la gran realidad
de estar naciendo ahora, y en la última hora.


Los días van tan rápido, Gonzalo Rojas, Libro Travesía literaria, 8 de Julio del 2014

 

Cotidiana I

La vida cotidiana es un instante
de otro instante que es la vida total del hombre
pero a su vez cuántos instantes no ha de tener
ese instante del instante mayor

cada hoja verde se mueve en el sol
como si perdurar fuera su inefable destino
cada gorrión avanza a saltos no previstos
cómo burlándose del tiempo y del espacio
cada hombre se abraza a alguna mujer
como si así aferrara la eternidad

en realidad todas estas pertinacias
son modestos exorcismos contra la muerte
batallas perdidas con ritmo de victoria
reos obstinados que se niegan
a notificarse de su injusta condena
vivientes que se hacen los distraídos

la vida cotidiana es también una suma de instantes
algo así como partículas de polvo
que seguirán cayendo en un abismo
y sin embargo cada instante
o sea cada partícula de polvo
es también un copioso universo

con crepúsculos y catedrales y campos de cultivo
y multitudes y cópulas y desembarcos
y borrachos y mártires y colinas
y vale la pena cualquier sacrificio
para que ese abrir y cerrar de ojos
abarque por fin el instante universo
con una mirada que no se avergüence
de su reveladora
efímera
insustituible
luz.


Cotidiana I, Mario Benedetti, Libro Travesía literaria, 19 de Junio del 2014

Solitario invencible

Resbalando
Como canasta de amarguras
Con mucho silencio y mucha luz
Dormido de hielos
Te vas y vuelves a ti mismo
Te ríes de tu propio sueño
Pero suspiras poemas temblorosos
Y te convences de alguna esperanza

La ausencia el hambre de callar
De no emitir más tantas hipótesis
De cerrar las heridas habladoras
Te da una ansia especial
Como de nieve y fuego
Quieres volver los ojos a la vida
Tragarte el universo entero
Esos campos de estrellas
Se te van de la mano después de la catástrofe
Cuando el perfume de los claveles
Gira en torno de su eje.


Solitario invencible, Vicente Huidrobro, Libro Travesía literaria, 16 de Junio del 2014

Soneto 81

O bien te enterraré si tú te mueres;
o bien tú a mí, si parto yo primero.
Mas tu nombre será imperecedero
y no el mío, olvidado entre otros seres.

Vas a ser inmortal por lo que eres,
mientras yo me hundiré en el sumidero:
una fosa común es lo que espero
y el honor para ti si lo prefieres.

Tu sésamo será mi poesía
que futuros lectores leerán
y te juro que un día te amarán.

Amantes que no nacen todavía,
pues vivirás si tienes alguien por meta
leer los versos que escribe este poeta.


Soneto 81, William Shakespeare, Libro Travesía literaria, 14 de Junio del 2014